Libertonia
Portada · Todo · Software Libre · Desarrolladores · Comunidad · Internet · Tecnología · Meta · Diarios
Diseñando cómo sería el sitio web de mis sueños (VI)

jcantero's Diary
Por jcantero
departamento a-la-penultima-va-la-vencida , Sección Diarios
Puesto a las Sun Jul 26th, 2009 at 09:45:12 PM CET
Ha llegado la hora de la penúltima de las entradas de esta serie, y del último de los conceptos importantes del diseño del sitio web de mis sueños: los borradores.

 


Carpe diem

"Aprovecha el momento" que decía Horacio. En el caso de un sitio web donde escribir historias esto se traduce necesariamente en no obligar al redactor de la historia/noticia a escribirla y/o publicarla toda de golpe, sino a poder almacenarla en formato borrador para trabajar en ella en otro momento y, lo que es más importante, en otro lugar. Por supuesto, siempre tienes el recurso de escribirla en local, con tu editor de textos favorito (u otro), como yo estoy haciendo en estos instantes. Con el inconveniente de trabajar siempre desde el mismo ordenador, o tener que arrastrar algún dispositivo de un lado a otro con el fichero de marras. No es un drama, pero es incómodo. Más cuando cualquier CMS actual que se precie, incluso blogger, tiene la capacidad para guardar borradores. Así que no es que estémos hablando de algo novedoso precisamente.

Cuando el concepto de borrador (draft) se vuelve realmente novedoso en mi diseño es cuando se nos ocurre pensar "¿Por qué no permitir que los demás usuarios puedan ver en lo que estoy trabajando, incluso opinar sobre el proceso de elaboración"? Es decir, ¿por qué no crear un nuevo tipo de borrador, el borrador público?

Con ésta idea en mente, un artículo pasaría por 3 estados. Una primera fase de borrador privado, donde sólo el autor tendría acceso al mismo (obviamente tanto para leer como para escribir), una segunda fase de borrador público (opcional), donde el artículo, aun en construcción, podría ser también leído por cualquier otro usuario, que además podría dejar comentarios acerca del mismo (comentarios que serían todos del tipo "comentario editorial" según la terminología de Scoop/Libertonia), y una tercera etapa, la de publicado, en la que el artículo sería definitivamente público para todos. La diferencia entre los borradores públicos y los artículos publicados es que los borradores públicos no aparecerían en el flujo normal de artículos, sino en un apartado o sección especial de "lista de borradores públicos", probablemente enlazada desde la página de usuario de su autor.

Obsérvese que la fase de borrador público es opcional. Es decir, nadie está obligado a poner un artículo como borrador público. Uno puede siempre crear una nueva historia (que crea automáticamente un borrador privado), escribirla (de una tacada o por partes) y, cuando lo considere, directamente publicarlo. La opción de tomar un borrador privado y convertirlo en uno público es sólo una posibilidad más que tiene, otro botón al lado del de "Publicar". Y si alguien quiere crear un artículo como un borrador público desde el principio, lo único que debe hacer es crear una nueva historia e inmediatamente convertirla a borrador público. Aunque esté completamente vacía, excepto el título.

¿Qué razón puede existir para querer usar un borrador público? Bueno, pues un buen ejemplo es esta serie de artículos. Si recordáis lo que escribía en el primer artículo de la serie sobre fragmentar el artículo en varias partes:

El hecho de que escriba una serie de artículos, y no publique un artículo total y completo, como tenía pensado inicialmente, lo hago deliberadamente. Es parte de lo que quiero explicar. También lo hago porque sé que si intentara hacerlo todo de golpe, como hasta ahora, al final nunca lo haría. Así que prefiero lanzarme y llegar hasta donde buenamente pueda.
"Es parte de lo que quiero explicar". Y lo que quería explicar es precisamente este punto: que a veces los artículos son endiabladamente largos y también, que requieren de la realimentación de los lectores para ser desarrollados o pulidos. Así que necesitas que los artículos sean visibles y comentables, pero no son la versión definitiva. En ese estado de lógica fuzzy, donde no es 0 ni 1, es donde interviene el estado de borrador público. Este artículo, con una herramienta así, podría haber sido publicado como un todo al final del proceso, en vez de por partes. E incluso siempre se podría haber vuelto atrás para aclarar/ampliar una parte ya escrita en el borrador, a sugerencia de los comentaristas, antes de "entregar" la versión definitiva. Como no disponía de esa herramienta, he hecho lo que buenamente he podido con las herramientas disponibles, y por eso, aparte de por la longitud, de esta exposición fragmentada, a cachos.

Se me ocurren otros escenarios en los que el concepto de borrador público puede ser bastante útil. Por ejemplo, en un artículo sobre algo que está en pleno desarrollo (una noticia de actualidad), de forma que permitimos a otros comentaristas ir añadiendo también aportaciones según ocurren nuevos hechos, o incluso si en un momento hay que rectificarla porque se descubre que es parcial o totalmente falsa, también tenemos la opción de ser informados de ello a tiempo. También sirve en escenarios de artículos más a largo plazo, en los que un usuario puede aportar enlaces, información, herramientas que él conoce que complementan el artículo y que el autor puede considerar incluir. De esta forma, estamos abriendo el proceso de escribir un artículo a la participación de otros en su elaboración.

El proceso de borrador público podemos considerarlo parte de las actualmente tan en boga herramientas "en tiempo real", y bien utilizado, ciertamente pueden aportar mucho dinamismo. También puede servir para presionarnos y que terminemos de una vez "ese artículo que tienes en elaboración desde hace años" (aunque sobre la efectividad de eso estoy menos seguro). ;-D

(Un asunto que me queda en el tintero respecto a los borradores públicos es: ¿tiene sentido que se pueda revertir el pasar un borrador privado a público, o sea, que un borrador público pase a ser de nuevo privado? En principio no le veo mucho sentido, siempre se podría "copypastear" el borrador público en uno privado nuevo, y borrar el borrador público. Porque la opción de borrar un borrador público, lo mismo que uno privado, sí hay que proporcionarla ¿no?)

Rectificar es de sabios

"Errar es de humanos, rectificar de sabios". Todos nos equivocamos, y por mucho que revisemos, e incluso expongamos el artículo previamente al escrutinio público, siempre los diablillos juegan en nuestra contra y se nos escapan gazapos y erratas varias. Y si hay algo exasperante para un perfeccionista es descubrir un error tonto en un trabajo por lo demás bien realizado. Es como una pequeña manchita de tinta en una camisa blanca impóluta.

Así que, aunque el artículo tenga estados previos de borrador privado, e incluso borrador público, no hay que descartar que una vez publicado definitivamente, por muchas razones, haya que volver a editarlo y modificarlo.

Sin embargo, lo que puede ser un uso totalmente legítimo (corregir errores), también conlleva una potencial fuente de problemas, puesto que siempre puede haber quien, movido por la razón que sea, haga aquello de "donde dije digo, digo Diego". Y no hablo de pequeños correcciones de erratas o actualizaciones, sino de cambiar radicalmente el discurso, incluso para decir totalmente lo contrario de lo que decía inicialmente. No es que ésto vea que haya ocurrido habitualmente en ningún sitio, pero siempre cabe la posibilidad, sobre todo si estás diseñando algo genérico, que pueda ser usado no sólo en un entorno de "colegas", sino en sitios donde puede haber auténtico troleo y llamaradas de altas temperaturas.

Entonces es cuando uno recurre a los patrones de diseño que ya conoce, y piensa ¿he visto yo alguna forma de permitir las ediciones, pero que éstas sean "controlables"? ¡Eureka!: las páginas editables de Wikipedia. Cada página de wikipedia lleva consigo un historial de ediciones que nos permite saber cuando se efectuaron qué cambios, así como acceder a versiones anteriores. Un sistema así es ideal para permitir las ediciones sin riesgos, ya que cualquier cambio obrado a mala fe podría ser desenmascarado inmediatamente.

Imaginad un astuto spammer que cuela un artículo interesante que incluye mucha gente en su blog/página de usuario y luego, cuando está muy distribuido, modifica el artículo para añadir publicidad o simplemente convertirlo en publicidad. El historial no evita que pueda hacerlo, pero sí demuestra que lo hizo, con lo que no hay lugar para controversias ni escudarse en "malos entendidos".

El hecho de utilizar un historial además simplifica la gestión del artículo en otros estados, como el de borrador privado (consultar cambios que hicimos anteriormente, y cuando los hicimos) y el de borrador público (para poder ver los nuevos cambios que se han producido, si estamos siguiendo la elaboración de un artículo).

Otra ampliación que podemos hacer de este modelo (aunque esto ya es rizar el rizo), pensando en cómo funcionan los wikis, es que otros usuarios no sólo puedan poner comentarios, sino que puedan hacer propuestas de modificaciones sobre nuestro artículo (por ejemplo, si encuentran una o varias erratas), y mandarnos esas propuestas de modificación para nuestra aprobación (sería como editar la página, pero la página no se guardaría, sino que se enviarían los cambios al autor). Así el autor puede ser notificado de la existencia de estas propuestas, y aprobarlas o rechazarlas, según se considere oportuno. Los cambios que el autor apruebe se reflejarían en el historial como modificaciones del usuario que los propone ("give credit where credit is due").

El siguiente paso lógico sería el de la creación conjunta de artículos, dando permisos de autoría sobre un artículo a otros usuarios. Pero como me parece un tema demasiado complejo (y caer en el antipatrón del Martillo de Oro, intentando que la herramienta haga de todo, incluso cosas que se hacen mejor con otras herramientas específicas) esto simplemente lo desecho.

¿Se podrán modificar comentarios?

No. Simplemente, sería complicar demasiado las cosas. A los comentarios, como mucho, se les puede dotar de una funcionalidad como la existente en menéame, donde son editables por el autor durante un breve lapso de tiempo despues de ser enviados (pongamos 30 segundos).

Conclusiones

Con el concepto de borrador público y con el añadido de historial de ediciones a los artículos hemos completado el diseño del sitio web de mis sueños en cuanto a las grandes ideas. Queda solamente un último artículo, donde comentar algunos "flecos" que han quedado pendientes y no tenían cabida en ningún otro momento, así como hacer un resumen de toda la serie.

< Software libre, hardware libre, ¿servicios libres? (25 comments) | Llega otra vez ese momento en la vida de Libertonia... (3 comments) >
Enlaces Relacionados
· Scoop
· escomposlinux.org
· escribía en el primer artículo de la serie
· lógica fuzzy
· Wikipedia
· historial de ediciones
· el antipatrón del Martillo de Oro
· More on jcantero's Diary
· Also by jcantero

Menu
· crear cuenta
· FAQ
· búsqueda
· Fuentes de Noticias

Login
Nueva cuenta
Usuario:
Contraseña:

Ver: Modo: Orden:
Diseñando cómo sería el sitio web de mis sueños (VI) | 0 comentarios ( temáticos, editoriales, 0 ocultos)
Ver: Modo: Orden:

ecol Logo Powered by Scoop
Todas las Marcas Registradas y copyrights de esta página son propiedad de sus respectivos dueños.
Los comentarios son propiedad del que los escribe.
Los iconos de las noticias y el logotipo son propiedad de Javier Malonda.
El Resto © 2002 Escomposlinux.org y aledaños.

Puedes sindicar los contenidos de libertonia en formato RSS 1.0 y RDF 0.9. También se puede sindicar la cola de envíos pendientes de moderación.

El proyecto escomposlinux.org está dedicado a la memoria de tas

crear cuenta | faq | búsqueda