Libertonia
Portada · Todo · Software Libre · Desarrolladores · Comunidad · Internet · Tecnología · Meta · Diarios
La doncella y el jardinero

man ls's Diary
Por man ls
departamento fábulas de ayer y de hoy , Sección Diarios
Puesto a las Fri Aug 29th, 2003 at 02:05:30 AM CET
Mi granito de arena contra las patentes de software, en forma de fábula.

Había una vez...

 


Antes de empezar con la historia, permitidme comentar la última encuesta. Casi todos me recomendáis reformatear mi partición HaseFroch infectada con ext3, lo cual me haría perder mi demo del Cuaque III y/o jugar a 3 frames/segundo. La verdad es que, por lo menos esta vez, me habéis convencido: total, si soy un paquete al Cuaque (ONE FRAG LEFT). Creo que el Doom es bastante jugable con reproducción por softare (o, mejor todavía, el Doom Legacy. ¡A nuestra historia!

Érase una vez una joven doncella, apenas rozando la pubertad, a la cual los dioses habían agraciado con una bella figura, un rostro sin tacha, y una sensualidad sólo comparable a su curiosidad sin límite. Por las mañanas, se comentaba favorablemente su despreocupado caminar; por las tardes, atraía las miradas de todos los paseantes. Por las noches, sola en su alcoba, soñaba con vagar por el mundo sin rumbo fijo.

Por desgracia para ella, había nacido en lugar poco dado a frivolidades: sólo el estudio y el trabajo eran considerados afines a un alma noble. Para hacer las cosas más difíciles, su familia no sólo le había inculcado el sentir de su clase (todo aquél por debajo de ella ni mencionarse debía), sino que no veían con buenos ojos los ayuntamientos que por placer se daban. Su única aspiración debía ser casar con buen partido, y así ayudar a mantener un leño ardiendo en el hogar y una hogaza en la cocina.

Y una mañana, el príncipe llegó a pedir hospedaje con su séquito. Hasta aquel día, su conversación con varón habíase limitado a su padre y a sus decrépitas amistades. Pero en aquella ocasión, deshiciéronse todos en agasajos: éntre vuesa merced en la casa, complágase en conversación con nuestra hija, que es moza; quédense a solas en aqueste cuarto. La doncella, obnubilada con la labia del joven príncipe, y sin apenas saber defenderse ante peticiones deshonrosas, enseguida quitóse las vestiduras y yació con la real testa. Si bien la impetuosa relación no fue tan grata como experimentado el personaje, no dejó de cosquillearle el alma a nuestra amiga, que quedó como esperando más de él. Mas así como la calma sigue a la tempestad, así el dulce sueño reclamó al guerrero tras la batalla.

Sumida en pensamiento pecaminoso, la doncella meditaba al son de los resoplidos de su amante. "Puesto que Padre y Madre trajeron al príncipe a mi puerta, no puede ser que sea tan malo aquéllo que siempre me negaron; porque la fruta prohibida nunca fue tan asequible. Y por estos mismos vericuetos, me imagino que muchos de sus otros reparos estuvieron llevados del mismo pensamiento: que aquéllo que es bueno resultara más alejado que lo que es conveniente -- según y para ellos." La memoria se le desvió al punto al jardinero tan amable que por las tardes segaba el seto, como deslizado por sobre la hierba. "Y tal vez el ayuntamiento con varón innoble, si deseado, sea incluso más placentero; porque no lleva consigo el peso de la corona, ni del sable, ni menos aún el del monedero; tan sólo contiene el deseo más puro mezclado del amor más ardiente."

Su confesor, al menor vislumbre de tan peligroso camino, intentó desviarla de sus propósitos, no por inocentes menos retorcidos; pero el que fía en el asentimiento externo de una doncella, bien puede arrojar un maravedí al pozo y esperar que salten ciento a sus manos. Muchachas como lluvias de primavera, tiernas y dulces de aspecto, ni el Diablo mismo puede saber cómo acabarán pasado un tiempo, si en sol o en tormenta.

Dicho y hecho: en cuanto el estirado príncipe abandonó la villa, nuestra doncella aprovechó todas las ocasiones para acercarse al jardinero. En tal día que la casa quedó sola, no desaprovechó el momento y arrojóse en sus brazos de roble. Aqulla tarde gozó de todos los placeres del cielo, aquéllos que sólo las hijas de Eva conocen: eternos y breves, sudorosos y sublimes, contradictorios en esencia mas verdaderos en sustancia.

Y en ésa y otras ciento tardes, la doncella descubrió la verdad que la hizo libre: cuando se descubre que la prohibición nueva es falsa, la antigua se tambalea con ella. Así, al meditar sobre lo absurdo de las reglas que nos rodean, cayó en la cuenta de que todas estaban en un mismo saco; al romperse, una lluvia de regalos la inundó y la hizo la más feliz de las mujeres. Sobre cuánto duró su alegría, y cuántos otros amoríos la embriagaron, sólo las paredes pueden hablar; y las paredes, es sabido, no hablan, por lo que la dejaremos en el jardín del paraíso y volveremos a nuestro pedestre mundo.

Donde la ley nueva justifica la ley vieja, y distrae de su injusticia. Porque el hombre olvida pronto, y sólo recuerda a golpe de bastón. Y el amo nuevo debe distanciarse del viejo, pero el siervo viejo recuerda; y sabe que aquéllo que ahora damos por casi bueno, en un tiempo fue malo. Y en el fondo, todos sabemos que no nos paramos a pensar en la vieja regla por miedo y por cobardía; no por justicia.

Y así como las patentes ahora nos ciegan, así la propiedad intelectual la damos por buena. Y así el círculo se cierra, mientras cualquier doncella con arrestos puede hacernos ver que lo bueno siempre queda más allá de la muralla.

< Acciones anti-patentes de software (8 comments) | La aventura de comprar un portátil (116 comments) >
Enlaces Relacionados
· escomposlinux.org
· la última encuesta
· Doom Legacy
· More on man ls's Diary
· Also by man ls

Encuesta
La doncella
· era como todas 0%
· tenía la cabeza a pájaros 16%
· plúgole yacer con mozo 33%
· mola 33%
· tenía más razón cun santo 16%

Votos: 6
Resultados | Otras Encuestas

Menu
· crear cuenta
· FAQ
· búsqueda
· Fuentes de Noticias

Login
Nueva cuenta
Usuario:
Contraseña:

Ver: Modo: Orden:
La doncella y el jardinero | 1 comentarios (1 temáticos, editoriales, 0 ocultos)
Estooooo. (none / 0) (#1)
por Notup a las Wed Sep 10th, 2003 at 10:56:40 AM CET
(Información Usuario)

¿La doncella era rubia? :-D



 
La doncella y el jardinero | 1 comentarios (1 temáticos, editoriales, 0 ocultos)
Ver: Modo: Orden:

ecol Logo Powered by Scoop
Todas las Marcas Registradas y copyrights de esta página son propiedad de sus respectivos dueños.
Los comentarios son propiedad del que los escribe.
Los iconos de las noticias y el logotipo son propiedad de Javier Malonda.
El Resto © 2002 Escomposlinux.org y aledaños.

Puedes sindicar los contenidos de libertonia en formato RSS 1.0 y RDF 0.9. También se puede sindicar la cola de envíos pendientes de moderación.

El proyecto escomposlinux.org está dedicado a la memoria de tas

crear cuenta | faq | búsqueda